Una maravillosa vivienda en la que disfrutar de la vida

La casa Ripollet es una vivienda entre medianeras muy especial. Especial por las personas que la disfrutan. Han dedicado mucho tiempo a pensar cada rincón y material de la casa.

Vista parque desde el estudio de la casa Ripollet

De este modo han conseguido construir el mejor hogar para su familia. Toda la casa responde a sus gustos y necesidades. Cada detalle se ha estudiado conforme a su funcionalidad, estética, utilidad y presupuesto.

Escaleras y estudio

La casa Ripollet, construida en ladrillo negro, es un mirador hacia el parque que se encuentra a su lado. Las ventanas son cuadros que enmarcan el paisaje como obras de arte colgadas en la pared.

Salón comedor con vista de la entrada

La casa Ripollet combina materiales naturales dentro de una arquitectura saludable.

Todas las estancias poseen luz y ventilación natural convirtiendo el ambiente interior en espacios agradables y confortables. Baños y cocina aprovechan unos lucernarios para tener una entrada extra de luz natural y una vista poco habitual del cielo.

Vista de la cocina de la casa Ripollet

Los espacios interiores son amplios y cómodos. El aislamiento extra hace especialmente confortable la casa. Apenas se enciende la calefacción en invierno y la climatización en verano. El buen uso de las energías renovables y el buen diseño hacen que la casa tenga un consumo mínimo.

Ventanal del estudio con vistas a la escalera

La escalera es el núcleo de la casa. Una chapa plegada y perforada recorre toda la vivienda. Su ligereza permite el paso de la luz en todas las plantas a la vez que no interrumpe las vistas.

Vista cenital de la escalera

Las habitaciones, grandes y espaciosas, son zonas privadas donde descansar, jugar, pasar el rato. Lugares donde estar bien, lugares donde te quedarías toda la vida.

Imagen de una de las habitaciones de la casa Ripollet

La casa Ripollet es una construcción sostenible, eficiente, acogedora y llena de vida.

Vista desde la calle de la construcción con ladrillo negro de la casa Ripollet

La entrada

El acceso a la casa Ripollet se produce bajo una zona cubierta que sirve de porche en los días de lluvia. A la vez se combina el acceso de los coches y de las personas. La planta baja cambia de material para tener un aspecto más amable a las vistas desde la calle.

Acogedora entrada de la vivienda.

El cálido hall de bienvenida tiene una doble puerta que organiza la entrada desde el parking y desde la calle. A la vez evita que las corrientes de aire indeseadas penetren en la zona del salón comedor.

El salón comedor

La zona principal es una área continua en el que se combinan armoniosamente ambos espacios. Con vistas directas al jardín y la piscina es una zona luminosa y tranquila separada del tránsito de la calle.

Salón comedor

El mobiliario aporta el toque de color a una zona relajada diseñada para el confort y la tranquilidad. La comodidad se ha estudiado al detalle: luminosidad, acústica, temperatura, corrientes de aire y el tacto de los materiales sólo tienen un objetivo: el bienestar.

Salón, zona de relax y tranquilidad.
Cocinas con vistas al jardín con piscina

La cocina

Las cocinas han de ser máquinas eficientes de elaborar sabores pero a la vez lugares bonitos y agradables en los que estar a gusto. Cada detalle de la cocina se ha diseñado con los propietarios para que se adapte a su forma de vida, su manera de cocinar, sus horarios, etc.

La luz a todas las horas es una de sus principales características. Ya sea de día mediante un lucernario o de noche mediante la iluminación indirecta es una zona que nunca es oscura.

 Cocina con lucernario natural y artificial

Zonas de trabajo amplias y despejadas, mucho espacio de almacenamiento y un diseño limpio y eficiente hacen que cocinar sea un placer y no una obligación. Un pequeña zona de comedor como extensión del espacio y en conexión con el jardín permite hacer más agradables las comidas más informales.

Detalle del comedor de la cocina
Detalle de la cocina, buenos pensamientos, buenos sentimientos.

El estudio

El maravilloso estudio es la pequeña joya de la casa Ripollet. Un apacible espacio de trabajo en el que aflorar la creatividad, las ideas y sueños locos.

Estudio con vistas hacia el interior de la casa Ripollet

Disfruta de unas vistas despejadas del parque que se sitúa en frente de la casa. Las amplias ventanas son enmarcados fabulosos de pedazos de la naturaleza que entran en el estudio. Luz y espacio para llenarlos de creatividad y grandes ideas.

Estudio con vistas al parque

La escalera

Las escaleras son zonas de las viviendas muy importantes. Son funcionales, durante el día se utilizan en numerosas ocasiones y ocupan partes importantes de las casas. Por lo que han de ser cómodas y tener un buen diseño.

Salón comedor con el primer tramo de escalera de la casa Ripollet

Dentro del espacio reducido de la casa necesitábamos un elemento que no ocupara mucho espacio -visualmente- y decidimos proyectar una solución lo más ligera posible. Con una chapa metálica y perforada conseguimos no sólo que la escalera «desapareciera» sino que la luz la atravesara en las diferentes zonas de la casa-

Vista nadir de la escalera
Detalle la transparencia de la escalera

Los baños

Los aseos y baños son zonas muy personales de esta casa. Cada una de ellos de ha proyectado según las personas que lo utilizarán y sus costumbres: Hombre, mujer, niños, zurdo, diestro, pelo largo, corto, etc. cambian las formas de utilizar cada espacio y más en los baños.

Baño de invitados de la casa Ripollet

Todos tiene en común el uso de la iluminación y ventilación natural. Un espacio alegre y sano es un espacio que disfruta de la luz del sol y el aire fresco. Con materiales naturales y sencillos se consiguen unos baños atractivos, agradables llenos de luz.

Baño de los niños de la casa

La casa Ripollet

El proyecto de esta particular vivienda ha sido una gran experiencia de diseño personalizado. Trabajado desde el primer momento con los propietarios, la casa construida es el reflejo de las ideas, gustos y sueños. Llena de luz y de vida es una casa bonita por dentro y por fuera. Igual que las personas que viven en ella.

Vista de detalle de la fachada de la casa Ripollet

Ripollet House

Proyecto y diseño: 08023 Architects – Barcelona

Arquitectos: Cristina Mora + David Jiménez

Arquitecto Técnico: Marc Banús

Construcción: QHF

Fotografías: Simón García -Arqfoto y David Jiménez